Seleccionar página

La diferencia entre la presunción de inocencia y el “indubio pro reo” penal

La presunción de inocencia y el principio de in dubio pro reo (en caso de duda, a favor de reo) son dos principios pertenecientes a la jurisdicción penal que en ocasiones se confunden por su gran conexión con el objeto que abarca, intentando dar solución en este post a dicha problemática o a darlos a conocer.

La presunción de inocencia se encuentra establecida en el artículo 24.2 de la Constitución Española, por lo tanto, regulado como un Derecho Fundamental y uno de los pilares básicos de nuestro sistema penal.

La presunción de inocencia, es, explicado de forma resumida, la presunción de que toda persona que esta inmersa en un procedimiento penal en el que se sigue un proceso contra él o ella es inocente hasta que se demuestre lo contrario, debiendo recibir, según el Tribunal Constitucional, “la consideración y el trato de no autor o no partícipe en hechos de carácter delictivo. De este modo, para poder condenar a alguien en un proceso penal, la parte o partes acusadoras deben demostrar la culpabilidad, mediante las prueba pertinentes, del acusado, debido a que a éste se le presume inocente en todo momento hasta que no se desvirtúe tal presunción.

El in dubio pro reo es una norma de interpretación de la prueba por la que, en el caso de que existan dudas de que la prueba pueda inculpar al procesado, el Juzgador, según este principio, debe resolver a favor del reo por las dudas surgidas. Un ejemplo muy básico seria aquél proceso en los que no se tienen pruebas de cargo directas que inculpen al acusado, sino que sólo meros indicios indirectos, por lo que se deberá dictar la resolución más favorable al reo por no existir prueba que demuestre de forma clara y directa su culpabilidad.

A modo de conclusión, la presunción de inocencia y el in dubio pro reo operan en diferentes situaciones del procedimiento penal en busca de finalidades diferentes:

La presunción de inocencia aspira a que el acusado no deba demostrar su inocencia, por lo que podría entrar en juego la imposibilidad de demostrarlo debido a las pruebas diabólicas (demostrar que algo no ha sucedido, su inexistencia o la propia inocencia, algo a veces imposible) y el in dubio pro reo actúa en los casos que las pruebas no sean suficientemente claras para demostrar la culpabilidad del procesado y existan dudas por parte del Juzgador, por lo que deberá decidir de la forma más favorable al reo.