Abogados especialistas en negligencias médicas

Despacho de abogados expertos en negligencias médicas en Palma de Mallorca. Consúltenos sin compromiso.

¿A qué nos referimos?

Una negligencia médica se produce cuando es causada una lesión a un paciente por no haber obrado el personal sanitario como debió hacerlo. Es decir, que no ha cumplido con los parámetros mínimos y estándares para afrontar el caso en particular, y no haber cumplido con las normas técnicas de la profesión. Todo esto constituye una violación de la lex artis.

Llámenos GRATIS y SIN COMPROMISO al 684 450 450 o envíenos un Whatsapp pinchando aquí

La lex artis es la denominación en el ámbito judicial de los niveles de calidad exigibles en los servicios profesionales. A este se contrapone el concepto de mala praxis, que sería todo acto profesional realizado de manera que puede ser considerada una negligencia. La negligencia más conocida es la médica, aunque también puede aplicarse a otros ámbitos como la abogacía, la economía, la contabilidad pública, etc.

Las consecuencias de las negligencias médicas generalmente son la muerte, las lesiones o la prolongación del tiempo de recuperación. Además que ser víctima de este acto también supone un daño psicológico, conocidos como daños morales. El daño puede ser sufrido tanto como un paciente, o como familiar o cercano de la víctima en cuestión.

En España disponemos de un sistema de salud que se encuentra entre los diez mejores de todo el mundo. Aún así, a pesar de la profesionalidad de los médicos, enfermeros y todo el personal sanitario, la sobrecarga de nuestro sistema y la infradotación de medios hace que se produzcan gran cantidad de negligencias médicas. Según la constitución española, todos tenemos derecho a una sanidad, por lo tanto debemos ser atendidos de manera correcta siempre que sea necesario. Además, se precisa que esta prestación sanitaria debe realizarse con un “alto nivel de calidad”.

En muchas ocasiones, muchos centros son incapaces de cumplir con esos criterios de calidad que deberían orientar a la actuación de los profesionales sanitarios. Por ello, cuando se produce un daño al paciente, la Administración sanitaria se ve obligada a indemnizar a la víctima. Esto se conoce con el nombre de responsabilidad sanitaria.

Supuestos límite

Determinar la concurrencia de una negligencia médica no es sencillo. Para ello se necesita un perito médico que pueda mostrar el caso delante del tribunal sobre la técnica y los estándares de la profesión. El abogado también debe tener conocimientos sobre el tema en cuestión. 

En algunas ocasiones es sencillo detectar una negligencia médica, pero en otros hay que realizar un análisis detallado de la situación. Todo daño que no pueda evitarse no puede ser juzgado ni considerado una negligencia.

Las negligencias tienen que ver con cómo se ha actuado en el caso, más que con el resultado de la intervención. Por ello, los supuestos límite en que no esté claro si la lesión viene derivada de la actuación médica o si éste pudo actuar de una manera más eficaz. 

Supuestos habituales

Los supuestos de la negligencia médica más comunes son:

Exploración: el descarte de patologías graves por sintomatología no evidente. No realizar las pruebas necesarias para el paciente. La omisión de tiempos de observación ante la sospecha de ciertas dolencias peligrosas. También se incluyen exploraciones incorrectas o deficientes.

Diagnóstico: error o retraso en el diagnóstico que pueda perjudicar las posibilidades de intervención o recuperación. Interpretación incorrecta de los síntomas del paciente. Omisión de circunstancias que puedan agravar el diagnóstico.

Tratamiento: falta de información sobre los fármacos recetados, o de adecuación al estado del paciente. Infecciones hospitalarias o tiempos de espera excesivos a la hora de atender una urgencia. Cuidados inadecuados o falta de seguimiento tras una intervención durante un tratamiento.

Comments are closed.