Seleccionar página

El actual delito de participación en la pelea con medios peligrosos tiene como remoto precedente legislativo los delitos de homicidio y lesiones en una pelea tumultuaria, suprimidos en 1989 debido a su incompatibilidad con la seguridad jurídica y el principio de culpabilidad, y sustituidos por un nuevo tipo delictivo en el que se sanciona la provocación de un peligro para la vida y la integridad en las personas.

El actual artículo 154 configura un delito de peligro. La conducta típica requiere la presencia de dos características:

a) La existencia de varias personas que hagan acciones de acometida física. Esto comporta a la vez dos exigencias: la reciprocidad de la acometida, impuesta por la expresión entre sí, y su carácter tumultuario, que obliga a constatar la intervención de más de dos personas. Como se trata de una acción de acometida física, resultan absorbidos por el tipo los simples golpes o malos tratos de obra del artículo 147.3.

b) Un resultado de peligro, consistente no solamente en la utilización de medios o instrumentos objetivamente peligrosos en abstracto, sino en la puesta en peligro concreta de la vida o la integridad de una o más personas. Hay que entender el peligro para la integridad como el riesgo de provocación de una lesión de las del artículo 147.1.